Ana y José tienen una cosa en común que les une y que, aunque parezca algo sin importancia, es un detalle muy bonito con el que llevan cargando toda su vida: son los pequeños en sus respectivas familias.

Normalmente el pequeño de la familia suele ser el “ojo derecho” de alguno de sus padres, por lo que ya sabíamos que la ceremonia iba a ser muy emotiva para ambas familias, al igual que también sabíamos, por experiencia, que las bodas de los hermanos pequeños son un acontecimiento muy esperado por los hermanos mayores, bueno, y por los primos, los tíos…sabíamos que nos íbamos a encontrar con una boda preciosa, agradable y, sobre todo…tremendamente divertida.

Tras filmar en casa de Ana, nos fuimos a la Iglesia de la Compañía, donde José esperaba a su prometida rodeado de familiares y amigos, y tras una ceremonia cargada de emoción y de sorpresas (como la que le dieron los sobrinos a sus tíos al subir al altar) seguimos al flamante Rolls-Royce en el que los novios se trasladaron a la finca El Capricho, donde iban a recibir a todos los invitados al ritmo que marcaban los señores de New Orleans Jump Band grupo de Fuengirola encargado de amenizar a los presentes durante el aperitivo.

Y tras una tranquila cena…llegó la tormenta durante el baile. Los encargados de sorprender a los invitados con una exquisita música fueron Enrique Cámara DJ y Gonzalo DJ, este último ya inactivo y al que nosotros llamamos cariñosamente “Butragueño”, ya que al igual que “el buitre”, está retirado, pero reaparece alguna que otra vez al año para deleitar al personal y recordar que ya quedan muy pocos como él. Para darle un respiro a ambos DJs estaban también nuestros amigos de Retro Córdoba, que casi agotan su repertorio al tener a unos invitados totalmente entregados a la causa que no paraban de pedir canciones.

Cuando nos marchamos de allí, ya casi al amanecer, la boda seguía en lo más alto, y es que cuando una pareja tiene una familia y unos amigos tan agradables y divertidos es difícil que se te quiten las ganas de grabar y de irte a casa.

Aprovechamos este post para agradecer a nuestros amigos de El Capricho como siempre su atención, su educación y su consideración con nosotros y con nuestros compañeros de M&O photo, con los que trabajamos por vez primera (y con los que estaremos encantados de coincidir de nuevo) a los novios por dejarnos compartir este vídeo, y a Enrique Cámara DJ, que nos dijo una cosa muy muy bonita antes de irnos que nos vino muy bien para el ánimo y para alegrarnos la noche. ¡Gracias amigo!

Aquí os dejamos el vídeo resumen. ¡Esperamos que os guste!